¿Deberes sí o no?

Redacción: Julia Valero Díaz /2º ESO

El tema de los deberes siempre resulta difícil a principio de curso. Las familias no se ponen de acuerdo respecto a los deberes. Algunas proponen no hacerlos aunque los manden los maestros. Otras, jamás admitirían esto. Pero todas coinciden en que las tareas que mandan ahora son excesivas.

En mi opinión, tienen que poner deberes porque así recordamos lo que hemos dado en clase y refrescamos la memoria. Sin embargo, no tendrían que poner muchos porque los alumnos se pueden agobiar y estresar. Por ejemplo, hay niños que pasan toda la tarde haciendo deberes sin poder jugar.

En conclusión, está bien que pongan deberes, pero no muchos. Aunque a mí me gustaría que no pusieran y poder jugar más

 

Redacción: Silvana Borreguero Díaz / 2º ESO

En nuestra sociedad existe una constante disputa entre padres y madres sobre si es o no beneficioso mandar deberes. En mi opinión la tarea extra para casa resulta perjudicial debido a que nos ocupa gran mayoría de nuestro tiempo y nos impide disfrutar de las tardes con nuestra familia y amigos. Sin embargo, pueden ser positivos si no son excesivos. En el siguiente texto destacaré algunos de los aspectos beneficiosos y negativos sobre este tema.

Desde mi punto de vista, los deberes pueden afectar de forma negativa al alumno debido a que pueden producir estrés, además impiden hacer actividades extraescolares y disfrutar de la tarde. Al mandar tarea para casa se consigue que la materia se vea más aburrida y se pierda interés; en cambio, si no hay deberes, al día siguiente se va al colegio con más ganas de aprender.

La CEAPA está en contra de los deberes y piden su desaparición tal y como están planeados ahora “ya que lo escolar debe quedar resuelto en la escuela, la casa debe ser el espacio para hacer lo que al niño le motive”. Yo estoy de acuerdo con esta opinión porque como dice la CEAPA lo escolar se tiene que quedar en la escuela y así tener tiempo libre para jugar y disfrutar de la tarde. Por ejemplo, Finlandia es el país con la mejor educación del mundo, entre otros motivos, porque no mandan deberes; esto produce que el alumno muestre mas interés en el colegio .

No obstante, los deberes no son del todo negativos, ya que nos ayudan a repasar lo aprendido en la escuela y al escribir practicamos nuestra ortografía. Además, con ellos aprendemos más y nos puede servir para repasar en un futuro.

En definitiva, yo opino que en general los deberes no son beneficiosos debido a que ocupan demasiado tiempo, te amargan y aburren mucho, ¿acaso no podemos disfrutar tranquilamente de nuestras tardes con la familia y amigos?

 

Redacción: Icíar Doval Pereira/ 2º ESO

Los deberes levantan mucha polémica ya que muchos padres piensan que son necesarios y otros defienden que habría que quitarlos. Yo pienso que un exceso es algo negativo para la salud, ya que pueden provocar estrés. Sin embargo, a veces son muy útiles para repasar el temario.

Por otra parte, los alumnos desean no tener deberes ya que son aburridos y, al ocuparnos demasiado tiempo, no podemos hacer actividades extraescolares. Además, impiden que estemos con la familia, con los amigos y con nuestras mascotas.

En mi opinión, lo que se da en la escuela se queda en la escuela, las tardes son para aprovecharlas y hacer que los chiquillos se motiven más, ya que al día siguiente tendrán ganas de aprender.

De hecho, aunque tener tareas para hacer en casa les ayuda a que refuercen el temario y, al practicar la escritura, la mejoran, en Finlandia no mandan deberes y tienen los mejores resultados académicos del mundo, ¿deberíamos hacer como ellos?

En conclusión, esto seguirá siendo una gran polémica, ya que hay gente que todavía no ha descubierto la verdad: los deberes nos quitan la infancia.

 

Redacción: Silvia Ramírez Gallego / 2º ESO

Para empezar, voy a enumerar una serie e argumentos a favor y en contra sobre si tener deberes es bueno o malo. Yo no estoy posicionada en ninguna parte, así que os diré las ventajas y desventajas que presentan en mi opinión.

Desde mi punto de vista, enseñar a los niños/as a hacer deberes desde pequeños/as requiere que aprendan una serie de valores importantes y necesarios como la disciplina, el esfuerzo y la constancia. También sirven para consolidar lo aprendido en clase. Por ejemplo, a escribir se aprende practicando la escritura, igualmente, si no lees, nunca vas a poder leer fluidamente. En suma, los deberes no tienen que ser un montón de ejercicios, lecturas sin interés, etc. Pueden ser adivinanzas, lecturas divertidas, juegos de ordenador…En definitiva, algo divertido para niños/as y padres. ¿Qué mejor que pasar un rato en familia aprendiendo?

Sin embargo, los sistemas educativos están generalizados para todos los alumnos y no terminan de adaptarse a la particularidad individual de cada alumno. A veces, tener tantos deberes nos aburre y nos genera una actitud negativa hacia el estudio, la lectura, las matemáticas; esto ocurre simplemente porque nos fuerzan y no siempre estamos preparados. Además, los niños tenemos que salir, movernos, y no pasarnos horas sentados. De hecho, al querer acabar los deberes tan rápido, a veces no nos damos cuenta de lo que ponemos ni pensamos en lo que estamos poniendo, solo miramos la solución y respondemos.

En conclusión, yo creo que habría que poner un término medio, no muchos deberes, pero tampoco no mandarnos deberes ningún día. Yo pondría pocos diariamente y dejaría un día de descanso para poder disfrutar de los amigos y de la familia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*